jueves, 30 de diciembre de 2010

Aministía Internacional denuncia torturas en los centros terapéuticos

Amnistía Internacional ha hecho público hoy su informe ¡Si vuelvo me mato! España, menores en centros de protección terapéuticos. (descárgate aquí el informe). En él, se denuncia lo que numerosos colectivos llevamos años denunciando, que en los centros terapéuticos se vulneran sistemáticamente los derechos humanos, incluyendo la constatación de abusos sexuales en algunos de ellos.

Desde AI han lanzado una campaña pública para exigir al gobierno que actúe y garantice los derechos humanos de los menores que están bajo su tutela. ¡Firma!
“En el centro pasé días atada a una silla, con mordaza; sin ella se me caía la baba. Tenía el cuello doblado y la cabeza caída. También estuve en la celda de aislamiento atada a la cama donde además me pinchaban y pasaba al menos 3 días con los ojos vueltos”
Testimonio de Sara Casas a AI, sobre su estancia en el centro de protección terapéutico Dulce Nombre de María en Málaga.

En España, miles de niños y niñas en situación de riesgo y desamparo, ingresan en centros bajo la responsabilidad de la Administración que, desde ese momento y hasta su mayoría de edad, es garante de su cuidado y protección.

Una parte de esos niños y niñas, en condiciones de dificultad social o por supuestos trastornos de conducta, van a parar a centros de protección terapéuticos, donde se les debería ofrecer la atención adecuada para dichos casos. Algunos ingresan a solicitud de los padres para que reciban el tratamiento que necesitan.

Sin embargo, Amnistía Internacional ha constatado, a través de testimonios de menores, familiares y profesionales a cargo de los menores, graves violaciones de los derechos humanos de estos niños y niñas.

A pesar de que no han cometido ningún delito, algunos de estos menores han sido víctimas de privación de libertad sin orden judicial, malos tratos y aislamiento en celdas. En ocasiones, se les ha atado y amordazado.

En los denominados centros terapéuticos, se han dado casos en que se ha vulnerado su derecho a la salud con tratamientos médicos sin diagnóstico, administrados sin la debida diligencia, sin información y sin su consentimiento, e incluso mediante medicación forzosa con fines sancionadores.

La Administración reconoce desconocer cuantos menores hay en España bajo su protección. Su invisibilidad, la falta de controles y la poca atención brindada a estos niños y niñas ha conducido al olvido y negación de las violaciones de sus derechos, facilitando la impunidad.

Pide al Presidente del Gobierno que garantice los derechos humanos de los y las menores en los centros de protección terapéuticos, ya sean de gestión pública o privada.
Para firmar, pincha aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada